© 2019 creado orgullosamente por Patricio Silva Foschino +569 3523 0523

Te saltaste la DIETA?

 

No me gusta usar el termino "dieta" sino mas bien le llamo "aprender a comer de manera inteligente" o también "dieta intuitiva" en donde, cuando ya comienzo a aprender de macronutrientes y sé como responde mi cuerpo en caso particular a ciertos alimentos es que aprendo a llevarlo donde quiero; subir de peso magro, tonificar, sacar potencia, resistencia, en fin. Lograr esto ya sea para reducir o aumentar de peso conlleva fuerza de voluntad y sacrificio para cumplir las pautas de alimentación. Pero si nos saltamos la dieta, algo muy habitual, nada está perdido, hay recursos psicológicos que ayudan a seguir adelante

 

La primera regla es saber cuál es la motivación que nos lleva a esto. Normalmente obedecen a cuestiones de estética, bienestar y salud.

 

Todas las razones son legítimas, pero hay que tenerlas bien claras para cuando aparezcan las dificultades en el transcurso de la dieta

 

Tener confianza dietética

 

Es decir, la confianza que una persona tiene en sí misma para cumplir la dieta. Cuanto más estrictos somos con la dieta, mayor es nuestra confianza dietética y, a la vez, mejor es el cumplimiento

 

Si una persona ha empezado diferentes dietas y ha fracasado, un nuevo intento irá unido a baja confianza y al escepticismo de conseguir el objetivo.

 

Evita que se produzca el fenómeno de la “profecía autocumplida”, que es cuando la idea que temes haces que se cumpla. Si pensamos que va a ser una dieta más, probablemente busquemos indicios que provoquen que no funcione

 

¿Qué ocurre cuando de repente nos saltamos el régimen? Pues que al mermar la confianza aparece el sentimiento de culpa poniendo en peligro la continuidad.

 

Nos podemos sentir culpables por haber trasgredido pero hay que revisar las motivaciones, anotarlas y retomar la confianza

 

Para aprender de los errores, ten en cuenta lo siguiente

 

La regla de los tres pasos

 

Hasta las personas más estrictas sucumben. Saltarse la dieta alguna vez, es algo natural. Incluso hay ocasiones en las que las circunstancias lo hacen inevitable. Un transgresión que no tiene mayor importancia si en la siguiente comida se aplican las normas.

 

Si incumples la dieta en una toma, debes tener en cuenta que hay otras cuatro o mas a lo largo del día para poder cumplirlas, pero a veces esto se utiliza para romperla y liberarse. Una excusa a nivel psicológico: como ya lo he hecho mal, ya hago todo mal

 

 

1.No te agobies:

Fuera el sentimiento de culpa, ni pienses que ya se ha estropeado todo.

Haz bien la siguiente toma: Siempre mirar hacia delante, hacia lo que vamos a seguir haciendo bien, y no hacia atrás, a lo que hemos hecho mal. Cumplir las siguientes tomas permitirán reconducir la situación.

 

2.Intenta no caer de nuevo:

Controlar para no volver a repetir ese error. Es un proceso de aprendizaje que cuesta esfuerzo, pero que tiene resultados.

 

3. Rechaza los pensamientos nocivos

Como “Total, por un día…” ; “O lo hago todo bien o lo hago todo mal” que impiden reconducir la transgresión o también aquellos como “esto no engorda mucho” o “si me paso, luego lo compenso” que llevan al autoengaño.

 

Comportamientos durante la dieta

 

Lo normal es que haya altibajos de comportamiento durante el proceso. Además del sentimiento de culpa cuando incumplimos la regla, es muy habitual que aparezca ansiedad y asaltamos el refrigerador de forma descontrolada.

 

También aparece la desmotivación generalmente ligada a que no se consigue el peso deseado en un tiempo concreto. “A lo mejor no se pierde lo pautado en seguida,  la recompensa está a medio o largo plazo pero como está tan diferida cuesta mucho mantener la conducta

 

Objetivo: aprender a comer

 

Insistimos mucho en que la dieta debe ser una técnica más de modificación de conducta. Lo que se cambia no es tanto el peso, sino los hábitos. Si el peso baja y se vuelve a la conducta inicial, se vuelve a ganar. Si lo que cambia son los hábitos, se mantiene el peso adecuado

 

Y eso es lo que ocurre con aquellas personas que han fracasado en las distintas dietas, su fin ha sido perder peso y una vez conseguido han vuelto a su conducta anterior sin cambiar los hábitos que, en líneas generales, consisten en una dieta equilibrada entre hidratos de carbono, proteínas y grasas; comer cinco veces al día; beber unos dos litros de agua al día y hacer ejercicio de forma regular.

 

Hay que replantearse la dieta como un curso de cocina: aprender a comer y seguir unos hábitos sanos para mantener el peso saludable

 

¿Te ha gustado el post? ¿Quieres añadir algo? ¿me dejas tus comentarios?

Si te ha gustado agradezco que lo compartas en tus redes sociales.

Sígueme en Instagram 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

October 7, 2019

September 29, 2018